Candidiasis Recurrente

Las cándidas son pequeñas levaduras (un tipo de hongo), que habitan de manera natural en nuestro cuerpo. El más habitual es la Cándida Albicans.

En cantidades adecuadas son beneficiosas y forman parte de la flora del organismo humano.  Entre otras funciones, mantienen el Ph sano, absorben metales pesados, sirven de alimento a nuestra flora y ayudan a deshacernos de hidratos de carbono que han sido mal digeridos.

En ocasiones, pueden crecer sin control y causar muchos problemas de salud.  A este sobre crecimiento y a sus síntomas se los conoce como Candidiasis.

Todo lo que necesitas saber

Sobre homeopatía y candidiasis

Podemos encontrar un sobrecrecimiento de este hongo en casi cualquier parte del cuerpo humano, las localizaciones más comunes son:

  • Candidiasis vaginal (llamada también Infección por Levaduras o Vaginitis).
  • Candidiasis genital masculina.( la infección por cándida en el pene da lugar a una Balanitis)
  • Candidiasis oral (llamada también Muguet) que afecta a la boca y a veces a la garganta. Es muy común en bebés.
  • Candidiasis en la garganta y en el tracto respiratorio (infección esofágica) que puede esparcirse hasta el estómago e intestinos.
  • Candidiasis intestinal, suele ser el lugar donde hay una infección en primer lugar, extendiéndose después a otras zonas.
  • Candidiasis cutánea que afecta comúnmente a axilas, ingle, escroto, pene, zona del pañal, debajo de los senos y uñas de pies y manos

Candidiasis sistémica que se esparce por todo el cuerpo infectando el cerebro, corazón, riñones, ojos, hígado, tracto genital y las articulaciones (también llamada candidiasis diseminada).

Según lo extendida que se encuentre una infección por cándidas hablaremos de síntomas localizados o sistémicos. Aquellas personas que sufren candiasis de repetición pueden observar que sus síntomas comienzan a afectar progresivamente a todo el organismo.

Síntomas de la candidiasis localizada

  • En la piel: lesiones cutáneas, enrojecimiento o inflamación de la piel acompañadas de picor y sarpullido.
  • Cuando ocurre en la boca: molestias más o menos dolorosas al tragar y aparición de placas blanquecinas por toda la mucosa que se desprenden al raspar.
  • Candidiasis Intestinal. Sus principales síntomas son el estreñimiento o diarrea, indigestión, hinchazón e intolerancias a distintos alimentos.
  • En el caso de afectación del esófago se producen problemas para deglutir los alimentos, y dolor o molestias torácicas especialmente al ingerir alimentos.
  • En las infecciones vaginales puede presentarse flujo blanquecino o tipo requesón, normalmente sin olor o con un característico olor a levadura que va acompañado de picor constante. Pueden aparecer otras molestias como inflamación, ardor, rojeces, irritaciones, sequedad etc… Es normal encontrar otras bacterias perjudiciales que aprovechan el desequilibrio de la flora vaginal y conviven con las cándidas.. ese es el motivo por el que  veces aparece un olor desagradable a pescado en el flujo vaginal.
  • Si afectan los genitales masculinos se puede puede aparecer sensibilidad en el pene con sensación de quemazón y picor, secreción uretral, edema, acumulo de secreciones en el surco balano-prepucial, dificultad o dolor al orinar.
  • Infección en aparato urinario. Afecta normalmente a la vejiga y a la uretra, aunque también puede afectar al riñón. Lo padecen personas en tratamiento con esteroides, diabéticos y en casos en los que se ha utilizado un catéter o sonda.  Las molestias pueden ser similares a otras infecciones urinarias.
  • En las uñas, aparece un engrosamiento o cambio en la estructura de la uña. Puede haber dolor y supuración.

Un punto muy importante que normalmente suele ser ignorado a la hora de diagnosticar y tratar la candidiasis, es que su origen suele ser intestinal, aún cuando estemos contemplando una candidiasis  en otra zona. Por ello es importante un tratamiento global, no local, que asegure una recuperación verdadera.

Sintomas Candidiasis crónica

La candidiasis hace que nuestro organismo entre en un estado de autointoxicación continuo y nuestro sistema inmune en un estado de alerta 24 horas…Esto agotaría a cualquiera…

Si la infección por cándidas no se detiene puede extenderse  no solo a lo largo del intestino delgado sino mutar y viajar por la sangre hasta otras zonas del organismo provocando malestares que no se relacionarían, a priori, con esta enfermedad.

Los síntomas más comunes en pacientes que sufren Candidiasis de repetición o Crónica son:

► Malestar general,
► Migrañas o dolor de cabeza,
► Trastornos intestinales (estreñimiento o diarrea), picor anal hinchazón abdominal, indigestión, ardor y acidez estomacal, dispepsias, mal aliento
► Deseo de dulce,
► Dolores articulares y musculares,
► Cansancio, insomnio, depresión y mareos,
► Cambios de humor, irritabilidad, falta de concentración, pérdida de memoria, embotamiento,
► Retención de líquidos,fuerte síndrome premenstrual, endometriosis,
► Alergias, congestión nasal, afonía,
► Mal estado de las uñas,

► Agravación general al exponerse a tiempo húmedo o al contacto con productos químicos…

Muchas personas pueden no relacionar síntomas tan variados con una posible candidiasis y atribuirlo a otros problemas de salud, por este motivo la sobrepoblación de cándidas llega a arrastrarse durante años. Habitualmente se recurre a diferentes profesionales que tratan cada síntoma de forma individual, de modo que el problema, con el tiempo, pasa de ser local a sistémico, afectando a todo el organismo. Más abajo podrás hacerte una idea de cómo tratar el problema de eficaz y forma definitiva.
Además, existen estudios que relacionan otras enfermedades de síntomas parecidos con un fondo infectado de cándida: Fibromialgia, fatiga crónica, déficit de atención, depresión, enfermedades autoinmunes, cáncer,etc… si padeces alguna de ellas, estudia esta  posibilidad.

Una alimentación deficiente, las emociones y muchos medicamentos someten a nuestro organismo a cambios y alteraciones importantes que son aprovechados por estos hongos oportunistas.

Si te ves reflejado en alguno o varios de los siguientes puntos, seguramente el desequilibrio empezó por ahí:

  • Mala alimentación que provoca una carencia de nutrientes esenciales.  Si abusas de comida basura, precocinados y tomas pocos vegetales haces que tu cuerpo no tenga herramientas para mantener una flora digestiva sana y equilibrada. El Consumo excesivo de azúcares y carbohidratos simples y refinados es un gran error si tienes Cándidas puesto que se alimentan de ello.
  • Consumo habitual de alcohol (también cerveza y vino). ¡Se transforma en azucares!
  • Los problemas emocionales y de relaciones interpersonales Trauma emocional severo, separaciones, grandes decepciones, abandono familiar, situaciones de estrés permanente y cansancio crónico. SI te ves identificado en este punto, tienes información extensa más adelante.
  • Consumo de antibióticos y corticoides. El antibiótico acaba con las bacterias perjudiciales pero también con las beneficiosas, que dejan de realizar sus importantes funciones. En ese momento este tipo de hongos (a los que el antibiótico no afecta), tienen vía libre para colonizar y crecer a sus anchas. Por este motivo, es muy importante que no abusemos de los antibióticos, siempre que se pueda, es preferible utilizar medicamentos naturales que actúen como antibiótico natural, sin provocar este desequilibrio.
  • Consumo de hormonas sintéticas (en menopausia o anticonceptivos orales.)
  • Embarazo. Por se una época en la que estamos expuestos a muchos cambios hormonales.
  • Personas con otras enfermedades que ven su sistema inmune debilitado.
Que puede hacer la homeopatía  y porqué resulta tan efectiva en el tratamiento de la candidiasis crónica. ( y por descontado en la simple)

En los casos crónicos o de repetición  el organismo no tiene la capacidad para protegerse de la amenaza continua a la que el hongo le somete, cualquier tratamiento local o enfocado a solucionar los síntomas molestos, sólo ofrece una solución momentánea al problema. En este punto, cuando has observado que los tratamientos locales con óvulos o pomada  solo te ofrecen una mejoría momentánea, es preferible que te abstengas de seguir utilizándolos, ya que continuas desestabilizando tu microflora y añadiendo toxicidad al organismo sin atacar el problema de raíz.

Es momento de realizar un tratamiento sobre toda tu persona, sobre el origen del problema y sobre ese desequilibrio interno que permite que microorganismos invasores no encuentren impedimentos para campar a sus anchas.

Existen muchos remedios homeopáticos que se pueden utilizar en el caso agudo de la enfermedad.( las molestias locales) Con estos remedios la gran mayoría de las veces se resuelve la misma sin necesidad de recurrir a tratamientos de ovulos o antibióticos…

El homeópata unicista basa su tratamiento en el estudio personalizado del caso, identificando las circunstancias personales que desencadenaron la superpoblación de la cándida y  seleccionando los medicamentos específicos que se ajusten a la individualidad del caso. ( más abajo puedes leer mi esquema personalizado de tratamiento)

Los efectos del tratamiento homeopático serán en éste caso, profundos y duraderos, puesto que la homeopatía es una medicina cuyo objetivo final es restablecer el equilibrio profundo del sistema inmunológico del cuerpo de modo que sea el propio organismo el que regule de forma natural la salud del individuo.

El éxito para conseguir una curación completa reside en considerar todos los aspectos del medio externo e interno del paciente

  • Arsenicum álbum: Picores y ardores.. Flujo espeso amarillento. Inquietud y sed
  • Bórax: Especialmente usado en candidiasis oral. Úlceras. Lengua agrietada y seca con sabor amargo. Deseo de comida agria..
  • Caladium: Muchos picores y ardores. A menudo en fumadores empedernidos.
  • Grafites: apropiado en personas con sobrepeso, frioleros y tranquilos con estreñimiento pertinaz. Problemas de piel, grietas y problemas de tiroides.
  • Lycopodium: candidiasis recurrente que suele estar relacionada con trastornos digestivos crónicos como gastritis, colitis, hinchazón, estreñimiento crónico, hemorroides. Deseo de dulces.
  • Natrum muriaticum: para personas con candidiasis que empeoran cerca del mar, propensos a patologías  alérgicas, respiratorias,acné, herpes. Introvertido, reservado y taciturno. Suelen arrastrar una pena o decepción antigua.
  • China Officinalis: Cuando los síntomas de Cándida han estado presentes desde una intoxicación alimenticia o después de un ataque severo de diarrea, incluso si esto ocurrió hace meses o años.
  • Nosodes intestinales: en concreto Morgan G., a menudo útil para tratar los síntomas de Candida que aparecieron desde el uso de antibioticos. Similar a Lycopodium pero parece tener una acción más profundo en el tracto digestivo
  • Helonias: Flujo similar a queso cuajado. Vaginitis con dolor de espalda y pesadez en genitales.. Dolor ardoroso al orinar, y deseos frecuentes. Se sujetan el vientre como si este gesto les aliviara.
  • Kreosotum: Leucorrea acre que tiñe la ropa interior. Olores fuertes a veces a químicos o a alquitrán. Desea alimentos ahumados. Agravan por frío y mejoran con calor. Puede haber presión en la región del bazo.
  • Lac Caninum: Pacientes que se sienten sucios y se autoreprochan. Útil para la limpieza de la toxicidad, en particular por pesticidas. Tensión, dolor y picazón en vagina con descarga suave. Falta de confianza en uno  mismo.
  • Medorrhinum: A menudo flujo con olor a pescado-salmuera. Picor e irritación genital. Sed, deseo de naranjas y dulces. Empeora en tiempo húmedo. Útil cuando las molestias comenzaron al tener nuevas parejas sexuales.
  • Nitricum Äcidum: Descargas ofensivas y enrojecimiento. Dolores punzantes como pequeñas astillas. Picazón, ardor en especial tras las relacione sexuales. Empeoran al tomar leche. Orina de olor fuerte.
  • Platina: Genitales sensibles y doloridos, muy sensibles al tacto. Agravan con las relaciones sexuales por lo que será lo primero que eviten.
  • Pulsatilla:  En infecciones que cursan sin sed, con flujo verde amarillento. En personas mimosas o sensibles y dulces.  Mejoran con aire fresco y compañía. Empeoran al tomar alimentos grasos.
  • Sepia: Útil para las mujeres apáticas sobrecargadas, que se sienten irritables con esposo y / o niños. Leucorrea con grandes grumos. Sienten presión en abdomen, hígado normalmente cargado de toxicidad. Agravan antes de la menstruación, por tener sexo y  con el contacto. Les alivia cruzar las piernas, bailar, la distracción y el ejercicio.
  • Staphisagria: Las molestias empeoran o aparecen después del sexo, sobre todo si la relación es problemática, o después de un trastorno emocional o indignación. Los síntomas de candidiasis empeoran si sienten tristeza,  ira, o frustración.
  • Thuja: Secreciones profusas, espesas, verdes. La vagina se siente muy sensible. Olor dulzón de los genitales masculinos y  olor ofensivo de esperma Empeoran por frío, calor húmedo y dulces. Molestias que mejoran con calor.

Existen otros muchos  medicamentos y algunos son muy similares entre ellos, por lo que la elección acertada dependerá de otras características generales del individuo. Si te ves identificado con alguno de ellos, consúltalo con tu especialista. Mi intención es meramente informativa, no te auto mediques!!!

En mi consulta particularmente, utilizo el siguiente esquema de trabajo en casos de candidiasis crónica y de repetición:

  • Comenzamos por un estudio exhaustivo de los síntomas particulares de la infección por cándida de cada paciente e introducción del tratamiento homeopático adecuado para disminuir  la superpoblación de cándidas de manera progresiva. En este momento las molestias ya se reducen considerablemente.
  • Desde el primer momento, añado pautas de alimentación y medidas higiénicas personalizadas. Instruyo al paciente sobre la necesidad de de hacer comidas ligeras de 3 a 5 veces al día con un alto contenido en proteínas, lo que ayudará a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y reducir los antojos. Seleccionamos aquellos alimentos sobre los que haya especial deseo y los que estén agravando los síntomas (suelen ser los mismos) y los reducimos o eliminamos de la dieta.  Los pacientes a menudo esperan que incorporemos una dieta estricta, sin embargo, si su energía es baja, puede ser arriesgado hacer cambios nutricionales importantes ya que nos exponemos a sufrir agravaciones molestas. He visto que resulta más efectivo incorporar buenos hábitos alimenticios progresivamente, y comenzar por la extracción de aquel alimento agravante ya nos ofrece mejoras beneficiosas. Si fuera necesario, incorporo suplementos con poder anti bacteriano y anti fúngico. En muchas ocasiones incorporo zumos de vegetales para alcalinizar ph y mejorar el sistema inmune.
  • En los casos muy cronificados, se hace indispensable una detoxificación de ciertos órganos que se encuentran saturados por la propia infección, normalmente, hígado, riñón, intestino y sistema linfático. Este proceso se realiza también con homeopatía asegurando una detoxificación suave y sin efectos secundarios. Mis medicamentos homeopáticos favoritos que drenan y detoxifican diferentes organos son: Berberis, Chellidonium, Nux Vomica, Cardus Marianus, Ceanothus e Hidrástis.  Elegiremos los más indicados en función de las señales de saturación que de cada organismo.
  • Si fuera necesario, incorporo homeopatía que reduzca la apetencia desmesurada por alimentos azucarados. De nada serviría comenzar a equilibrar un organismo ansioso y estresado.
  • Si existe estreñimiento o cualquier disfunción intestinal, trabajaremos el intestino para que recupere sus funciones sanas. Un intestino saludable dejará de ser débil ante cualquier sobre crecimiento patógeno. Introduzco un buen probiótico  en este punto para repoblar el intestino de flora beneficiosa. SI este paso se hace antes, no serviría de mucho.
  • Una vez los síntomas molestos hayan descendido (signo de que la infección está disminuyendo), es momento de ocuparnos de la causa desencadenante de la infección en cada persona.
    • Si se trata de un abuso de antibióticos debemos centrarnos en aumentar las defensas del organismo para que no vuelvan a necesitarse, y en repoblar la microflora que ha quedado destruida con probioticos y prebióticos.
    • En muchos casos existe un desencadenante emocional brusco o una pena o preocupación que se ha llevado encima durante demasiado tiempo. El estudio personalizado nos permite localizar ese desencadenante y “drenarlo” para que el cuerpo y mente  puedan volver a recomponerse.  ( encontrarás más información  sobre este tema más abajo)
    • He observado que si introducimos un medicamento homeopático profundo al principio, cuando la cantidad de cándidas es importante, pueden aparecer agravaciones molestas importantes. Por eso, es importante que siempre estés bajo supervisión de un Homeópata experimentado cuando utilices ciertos medicamentos homeopáticos.
    • Debes  ser consciente de que si no llegamos a tratar el origen de nuestro desequilibrio, podremos vencer una batalla a la cándida, pero difícilmente ganaremos la guerra. Esta es la razón por la que los tratamientos convencionales tienen escaso éxito en el tratamiento de enfermedades crónicas.
  • En algunos casos complicados, utilizaremos la propia candida albicans homeopatizada ( a modo de medicamento) que actúe como “vacuna” aportando información al organismo sobre la infección a la que se enfrenta, y ayudando a eliminar importantes desechos de cándida que ya hayamos aniquilado.
Desde la  experiencia homeopática de los muchos tratamientos exitosos a pacientes con candidiasis crónica en los que se trató la causa emocional como factor clave en las enfermedades rebeldes por cándidas, podemos afirmar la existencia de una relación directa entre la proliferación y resistencia continuas del hongo en terrenos emocionalmente debilitados.

Falta de atención y cuidados en la infancia, abandonos, adopciones, perdidas de alguna de las figuras paterna o materna en edades tempranas  y separaciones emocionales bruscas parecen estar relacionadas de alguna manera con la proliferación de este hongo, a pesar de que aun no se conoce la causa por la que esta relación existe. Me inclino a pensar que las emociones tienen un poder debilitante y desestabilizador tal , que merman la capacidad defensiva del organismo y actúan como bloqueo para la curación.

Especialmente la separación física o emocional en la infancia sea temporal o permanente parece dejar una brecha en el sistema protector del organismo,  independientemente de si esta brecha ocurre en el sistema inmunológico o en la propia fuerza vital, conduciendo a un estado de debilidad y caldo de cultivo para las enfermedades crónicas, entre ellas la candidiasis.

Afortunadamente, tenemos un buen arsenal de medicamentos homeopáticos con capacidad para combatir  estos estados emocionales traumáticos  que resultan de gran utilidad.

Algunos ejemplos de medicamentos que han demostrado ser muy eficaces son:

 

Natrum Muriaticum: Ante la sociedad actual en la que nos toca vivir, cada vez más agresiva y competitiva, es un medicamento importante relacionado con problemas o afecciones  de origen emocional.

Indicado a menudo en personas que han sufrido de manera continuada  penas, decepciones ó frustraciones,  ira (aún reprimida), malas noticias, un amor no correspondido o contrariado, una pérdida, aquellos con problemas continuados  en el día a día, en el trabajo…preocupaciones, desacuerdos con padres o hijos o amigos, un susto, el ser despreciado, la rudeza de los otros etc..

Carcinosinum: Apropiado en personas perfeccionistas que viven anticipando los acontecimientos con ansiedad y angustia. Compasivos, sufren por los demás. Sensibles pero no suelen demostrar sus problemas. Suelen ocultar sus emociones. Para aquellos que “tragan” todo y acaban dejando salir su ansiedad emocional por la única vía que se permiten, a través de síntomas físicos de desequilibrio.

Lac Humanum/Maternum: Fundamentalmente, está indicado en toda clase de afecciones que tienen como trasfondo una terrible incapacidad de amar y de ser amado, de conectarse verdaderamente con los demás, nutriendo y permitiendo ser nutrido por los otros. Infecciones crónicas por cándida en huérfanos o hijos de padres que estuvieron física o emocionalmente ausentes. No tiene buenas defensas contra las fuerzas exteriores, le cuesta mucho poner límites y muchas veces no se percatan que los demás abusan de ellos. ¡incluidos los hongos!
Existen otros muchos medicamentos que podrían estar indicados y las pautas para su prescripción deben ajustarse de manera personalizada. Todos estos medicamentos tienen una acción profunda e importante por lo que es  recomendable que siempre se tomen bajo supervisión de un Homeopata experimentado que te guíe con la dilución y dosis más apropiada en tu caso particular.

Nuestro cuerpo vive gracias a su constante actividad encaminada a mantener el equilibrio en su medio interno. Una de las variables más importantes que ha de procurar sostener en adecuada armonía es el pH.

El pH es una medida que nos indica la tendencia de algo hacia la acidez o la alcalinidad. Nuestro cuerpo tiende, normalmente, a desviarse hacia la acidez y sus esfuerzos van encaminados a contrarrestarla. Se producen muchos ácidos (por la alimentación, rutas metabólicas, actividad celular…) y asimismo existen variados sistemas que los neutralizan y eliminan (riñones, respiración, componentes alcalinos de la sangre…). De ésta manera el medio interno trata de mantenerse en la estrecha franja de pH que permite sostener la vida. La sangre es tremendamente estable en éste aspecto y se puede permitir muy leves variaciones. Los excesos ácidos, como hemos dicho, han de ser eliminados.

Sucede que hay alimentos que favorecen la acidez y otros que aportan bases (álcalis). En nuestras dietas suelen abundar, con gran diferencia, los primeros. Y por éste motivo solemos padecer un exceso ácido que es enormemente perturbador para el normal funcionamiento del cuerpo y sus células. Agrava la situación la vida sedentaria, la escasa oxigenación e, incluso, las emociones negativas que cada vez abundan más en nuestras sociedades.

¿QUE OCURRE CUANDO HAY UNA CONSTANTE TENDENCIA A LA ACIDEZ?

Como explicamos, la sangre tratará a toda costa de mantener su pH (ligeramente alcalino). Para ello a de difundir hacia los tejidos todo exceso ácido. Allí, los ácidos serán recogidos por la linfa. El sistema linfático es un sistema circulatorio unidireccional que recoge desechos y también productos útiles de los tejidos. Los ganglios, entre otras funciones, hacen de estaciones depuradoras. Finalmente, la linfa limpia, procedente de todos los vasos linfáticos del cuerpo, desemboca en la vena cava, antes de su entrada en el corazón.

Cuando la linfa recoge demasiados ácidos, lo que primeramente puede resultar afectado es el sistema inmunológico o defensivo. El exceso de acidez perturba a los linfocitos (células encargadas de defendernos frente a las infecciones y que se preparan para ello en los ganglio linfáticos). Estos no pueden cumplir debidamente sus misiones.

Cuando la acidez es tanta que no puede ser totalmente absorbida por el sistema linfático, se acidifican todos los tejidos de nuestro cuerpo. Riñones, pulmones y piel también se encargan de eliminar ácidos.

Aunque esquemáticamente expuesto, eso es lo que ocurre cuando se aporta en la dieta un exceso ácido y no se puede neutralizar y eliminar satisfactoriamente. Las consecuencias, tarde o temprano, darán lugar a problemas tales como:

* Fatiga crónica.

* Nerviosismo, irritabilidad, tendencia a la depresión.

* Dolores en las extremidades.

* Dolor de cabeza.

* Tendencia a sufrir infecciones repetitivas de cualquier tipo. Las más  frecuentes pueden ser resfriados, amigdalitis, faringitis, bronquitis,  cistitis e infecciones genitales .

* Inflamaciones frecuentes que curan lentamente.

* Problemas dentales.

* Malestares gástricos e intestinales.

* Cálculos renales y en la vesícula biliar.

* Irritaciones de la piel, generalmente por el sudor ácido.

* Eccemas, predisposición a las infecciones por hongos.

* Calambres, contracturas (predisposición a padecer lumbago, ciática y        tortícolis).

* Desmineralización ósea.

* Agravamiento de los procesos alérgicos.

* Insomnio.

La excesiva acidez de su medio, en un grado mayor, puede producir “locura” celular, que es la definición más breve del cáncer. Por eso, las dietas que se acepten eficaces para prevenir el cáncer están formadas mayoritariamente por alimentos que ceden álcalis al organismo. Vamos a ver a continuación cuales son:

ALIMENTOS DE REACCIÓN ALCALINA

* Todas las frutas, incluidos los cítricos. Estos son ácidos por contener ácido cítrico, pero en el organismo su parte ácida es eliminada en la respiración dejando en su lugar una gran cantidad de elementos alcalinos.

* Todas las verduras. Incluidas las semillas germinadas y tubérculos.

* Leche y derivados, excepto quesos fuertes.

* Otros: yema de huevo, castañas y soja.

ALIMENTOS DE REACCIÓN ÁCIDA

* Cereales y derivados (harinas). No lo son cuando se consumen germinados.

* Alimentos que contienen glúcidos y proteínas. Las legumbres (germinadas de
reacción alcalina).

* Azúcares.(La miel no da reacción ácida.)

* Proteínas en general. Carnes, pescados, huevos (sólo la clara), quesos
curados…

* Alcohol, tabaco yl café.

EN UNA DIETA SANA LOS ALIMENTOS ALCALINO-REACTIVOS DEBEN PREDOMINAR SOBRE LOS ÁCIDO-REACTIVOS.

¿COMO SABER SI TENEMOS UN EXCESO ÁCIDO?

Es muy fácil. No tenemos más que medir el pH de la orina. En ella podemos ver claramente lo que el cuerpo trata de eliminar. Así, si es ácida es que nos sobran ácidos y necesitamos proveer al organismo de elementos alcalinos y lo contrario (mucho menos común) si es alcalina.

Para ello compraremos en la farmacia o en un establecimiento que vendan material de laboratorio tiras de papel indicador de pH.

Mediremos la segunda orina de la mañana (la segunda vez que orinemos después de levantarnos de la cama). La primera orina después de despertar es muy ácida siempre porque durante el sueño el cuerpo se entrega a procesos de reparación y ajuste. En consecuencia se eliminan más ácidos.

Basta mojar la mitad de una tira del papel indicador en la orina. Este cambiará de color y, en un catálogo de colores que suele venir en el estuche de las tiras, miraremos con qué cifra se corresponde.

Lo normal debiera ser 7 ó 7,5  Si la cifra es menor indica un exceso ácido. Entonces deberemos seguir una dieta más alcalina hasta que se normalice. Lo podemos medir todos los días, es extremadamente sencillo.

Cuando ya la segunda orina de la mañana se mantiene en el pH óptimo observaremos como muchas molestias que posiblemente sufriéramos tienden a desaparecer.

En bastantes casos la acidificación es tan rebelde que tendremos que ayudarnos tomando suplementos alcalinizantes Se consiguen en herboristerías o establecimientos de dietética. Se toma media cucharadita en agua tres veces al día si el pH es de 5 y se va disminuyendo cuando va aproximándose a su valor óptimo (7-7,5). Luego, lo ideal, es mantenerlo con la dieta.

FACTORES QUE CONTRIBUYEN A CONTRARRESTAR LA EXCESIVA ACIDEZ

* Dieta con preponderancia de alimentos alcalino-reactivos.
* Ejercicio físico.
* Buena oxigenación (mejora de la capacidad respiratoria).
* Beber abundante agua de buena calidad.
* El sueño reparador y la relajación.
* Las emociones positivas (alegría, optimismo…).

¿PUEDE HABER EXCESO ALCALINO?

Sí, puede haberlo y se detecta fácilmente midiendo el pH urinario. No es lo habitual. Se contrarresta aumentando la ingesta de alimentos ácido-reactivos.

Así que uno de los secretos para tener más vitalidad y resistencia frente a las enfermedades consiste en hacer predominar los alimentos alcalino  reactivos en nuestra alimentación diaria.

= Texto tomado del libro: “Salud y Larga Vida por la Alimentación” de Editorial Terapión =

La candidiasis es una enfermedad agravada en gran manera por la forma en la que nos alimentamos hoy en día. Por este motivo debemos ser conscientes de los alimentos que fortalecen ea ste hongo de aquellos que lo debilitan.

 

Alimentos  que debemos limitar o evitar.

  • Azúcares y todos los alimentos que lo contengan: azúcar, conservas en latas, tomate frito y kétchup, sacarina, postres y helados, siropes, miel, bollería y pastelería, galletas, refrescos, cereales para el desayuno, etc.
  • Todos los productos lácteos
  • Cacahuetes y pistachos
  • Bebidas alcohólicas
  • Productos que incluyan levadura o procesos de fermentación: pan, pizzas, bollos, etc.
  • Cubitos de caldos de todo tipo.
  • Cualquier producto que la fermentación (levaduras) sea parte de su proceso de elaboración: vinagre, chucrut, sidra, cerveza, tempeh, salsa de soja, miso, té (menos el té verde, que no es un té fermentado), etc.
  • Harinas y cereales refinadas, como el arroz blanco, la pasta blanca, etc.
  • Patatas, champiñones, setas y todos los hongos
  • Calabaza y boniatos
  • La avena, el centeno y el maíz es preferible reducirlos.
  • La fruta en general, en particular las más dulces.

 

ALIMENTOS ACONSEJADOS

  • Vegetales: las verduras son todas buenas, (menos champiñones, hongos, setas, boniato, calabaza, patatas que debemos tomar con precaución)
  • Zumos vegetales naturales (evitar o no abusar de los de zanahoria y remolacha)
  • Legumbres y hummus
  • Carnes ecológicas, pescado azul y huevos ecológicos
  • Aceite de oliva y de coco
  • Integrales: arroz, quinoa, trigo sarraceno, amaranto y mijo
  • Frutos secos excepto cacahuetes y pistachos.
  • Tortas de arroz y crackers o tostadas de centeno (sin levadura)
  • Agua embotellada
  • Aguacate y limón
  • Semillas: la semilla de chía, sésamo, amapola, mostaza, cebolla negra, alfalfa, linaza, calabaza, girasol, etc.
  • Germinados de las semillas anteriores y además de judías mungo, lentejas, cebolla, etc…
  • Bebidas de soja, de arroz y de avena
  • Especias muy recomendables: orégano, jengibre, cilantro, comino y cúrcuma
  • Infusiones especialmente buenas; manzanillas, salvia, tomillo, boldo, romero, hierba luisa, Té roiboos, anís estrellado, hinojo, regaliz, menta y hierbabuena

 

Nota importante: Otros artículos te recomendarán que elimines muchos alimentos que aquí se aconseja tomar con precaución e ir reduciendo progresivamente.  Si introducimos cambios demasiado drásticos en la dieta, corres el riesgo de experimentar síntomas de drenaje incómodos. El organismo aprovechando que las cándidas mueren de inanición,  intentará liberarse del exceso de cándida provocando una agravación temporal de los síntomas, y por otro lado, experimentarás seguramente una especie de “mono” en relación a ese azúcar que ha dejado de alimentar a tus molestas inquilinas.

Te recomiendo que te apoyes siempre en un profesional especializado que pueda supervisar tu dieta, añadir los suplementos naturales y medicamentos homeopáticos más apropiados para tu caso, incluyendo alguno que trabaje sobre tu sistema inmune, un regulador de tu apetencia sobre el azúcar, y el más indicado para suavizar esa depuración a la que tu organismo se enfrenta. (ver más abajo)

  • El ajo, actúa como antibiótico natural. Es un poderoso fungicida y estimulante del sistema inmunológico. Trabajará limpiando tu intestino lo cual mejorará el estreñimiento, gases, mucosidad excesiva y también en la limpieza de la sangre. Es un antiparasitario y también hipotensivo. Algunas personas son sensibles al ajo, en ese caso es mejor tomarlo en dosis pequeñas para saber qué efectos secundarios puede tener. Si no hubiera ninguno lo mejor es incluirlo generosamente en la dieta cada día. Si se prefiere se puede tomar en tabletas, mejor encontrarlas del tipo recubiertas por enterasa para asegurarse de que el ajo se empieza a liberar de la cápsula solamente cuando está dentro del intestino que es donde se encuentra la Cándida.
  • La raíz del regaliz, aun no siendo anti fúngico, va muy bien para suavizar el intestino inflamado, algo muy común en este tipo de infecciones, lo cual ayudará a prevenir la mala absorción de los alimentos nutritivos. El regaliz tonifica las glándulas adrenales y ayuda a regular la glucosa en la sangre, controlando el deseo de comer dulces.
  • Astragalus, una hierba muy popular en China, es excelente para la estimulación del sistema inmunológico, interesante para recuperarse de un ataque de Cándida o cualquier otra condición infecciosa.
  • Aloe Vera ,puede aplicarse si se está sufriendo de infecciones de hongos en la piel. Este gel tan fresco, es muy efectivo contra las lombrices y el pie de atleta (en general infecciones de hongos en la piel), también sirve de ayuda con la piel que ha sido dañada y está rota. Lo ideal es usarla directamente de la planta, y en algunos casos bebida.
  • Aceite del árbol del té , También puede ser usado como enjuague y como ducha incluso genital, diluido con agua  o tomado internamente de 3 a 4 gotas, 3 veces al día, (pero sin exceder esta dosis). Lo único que hay que tener presente es que en la etiqueta no se lea: «Sólo para consumo externo».
  • Ácido Caprílico, efectivo en contra de la Candidiasis. Puedes adquirirlo en qualquier tienda de dietética.
  • Aceite de orégano, de menta piperina y de romero. Son poderosos anti hongos.. Algunas compañías ya han introducido últimamente en el mercado fórmulas de estos aceites para ser tomados para este propósito. El aceite de orégano se cree que es 100 veces más fuerte que el Acido Caprílico. Es de preveer alguna diarrea o molestia digestiva cuando se toma este producto, ya que cuando las células de la levadura mueren, el cuerpo hace un esfuerzo para sacarlas al exterior. Üsalo con precaución en casos de infecciones muy abundantes.
  • Vinagre de manzana bio: un remedio casero probado que favorece la eliminación de los hongos cándida. Para esta finalidad, se recomienda, 3 días, beber una copita de las de licor llena de vinagre de manzana (rebajado 1:1 con agua) 3 veces al día antes de las comidas. Igualmente, los lavados con vinagre diluido en agua resultan efectivos. El vinagre de manzana reduce la capacidad adhesiva de los hongos. Usarlo con precaución si existe irritación.
  • Yogurt Orgánico natural sin azúcar. Otro remedio común relacionado con la restauración de la flora y del balance de pH es el yogurt que puede usarse tópica o vaginalmente para reducir una infección por hongos en la vagina. Puedes introducir con una jeringa un par de cucharadas y aplicarlo también externamente en el área afectada Al menos mantenlo media hora, varias veces a la semana.
  • Vitaminas, minerales y aminoácidos, en forma de suplementos naturales, para reponer los déficits nutricionales.

Probióticos que ayudan a reconstruir la microflora: suplementos con Lactobacilus acidofilus, bífidos, Casei y Streptococcus Faecium, en cantidades de 5.000 millones de bacterias vivas.

–  Usa ropa interior de algodón

– Evita usar todo lo que puedas pantis, vaqueros ajustados y toda la ropa con la que tu cuerpo no transpire bien.

– No uses jabones íntimos ni hagas duchas vaginales. Sin abusar, utiliza una pastilla de jabón de caléndula. Nunca jabones perfumados ni geles de baño. Si necesitas lavarte más de una vez al día, hazlo con manzanilla diluida en agua.

–Usa papel higiénico blanco y sin perfumar. No utilices toallitas íntimas o de wc., Siempre que te sea posible lávate con agua y jabón de caléndula después de ir al baño.

–Se trata de evitar la humedad  en la zona afectada por lo que debes cambiarte regularmente la ropa que tengas húmeda. ( o salvaslips) Quítate el bañador mojado cuanto antes después de nadar.

–Utiliza compresas  o tampones sin perfumar (estos últimos lo menos posible) , es preferible que busques una Copa Menstrual, mucho más respetuosa con tu vagina.

-Utilizar preservativos en las relaciones sexuales para evitar repetidos contagios incluso dentro de la misma pareja. Muchos hombres no presentan síntomas pero hasta que tu flora vaginal no se fortalezca y recupere, volverás a desequilibrarla con la microflora de tu compañero.

-Actividad física regular para favorecer las defensas. Pasea, que te de la brisa y el sol, y respira!!

– Equilibrio entre sueño y vigilia, actividad y reposo, tensión y relajación. El equilibrio externo ayuda al equilibrio interno.

¿Tiene mi hijo una  infección por levaduras?

Además de las típicas manchas blancas en la boca de los lactantes, otros muchos síntomas están relacionados con una posible candidiasis infantil. Se trata de síntomas comunes a otras enfermedades por lo que el diagnóstico puede resultar confuso en muchos casos. Por ello, muchas veces estas infecciones se enmascaran detrás de un mal diagnóstico y se prolongan durante años provocando daños mayores en el organismo.

Si tu hijo padece una enfermedad recurrente o crónica, o síntomas como los siguientes que no mejoran con otros tratamientos, no está de más chequear un posible sobre crecimiento de cándidas.

Síntomas relacionados con infecciones por cándida en niños:

TDAH

Pie de atleta

Cólicos recurrentes

Estreñimiento y / o diarrea, gases, flatulencias

Deseo  excesivo de azúcar y alimentos azucarados (panes, pasteles, chocolate)

Dermatitis del pañal frecuente

Infecciones de oído recurrentes

Fatiga, letargo, falta de vitalidad

Alergias alimentarias e intolerancas múltiples.

Dolores de cabeza frecuentes

Picazón en el ano

Problemas de aprendizaje o de comportamiento

Problemas de la piel como el eccema o urticaria

Infecciones vaginales o cistitis recurrentes

Factores que presdisponen a una infección por cándida en niños:

En los niños, la candidiasis es más frecuente después del uso de antibióticos o corticoides, que destruyen la flora intestinal y genital en muchos casos. El intestino pierde su equilibrio durante un tiempo y  como consecuencia de esto la inmunidad se ve comprometida. ¿Sabes que más del 70% de nuestro sistema inmunológico se encuentra en el intestino y nos apoyamos en la flora intestinal saludable conservar una finción inmune adecuada?  Una vez que las defensas han disminuido y la flora beneficiosa del intestino ha sido destruida, los hongos y bacterias patógenos tienen vía libre para crecer a sus anchas.

El azúcar alimenta las levaduras, por lo que si la dieta de tu hijo es rica en azúcares y harinas refinadas estás favoreciendo ese desequilibrio. Nuestros intestinos son particularmente sensibles cuando estamos enfermos y mientras nos estamos recuperando de un virus o una bacteria. Si tu hijo se está recuperando de una infección, restringe su consumo de azúcar.

En niños con alergias alimentarias e intolerancias,  sería buena idea hacer un examen de cándidas y otro heces para  encontrar posibles parásitos. En estos casos existe inflamación y desequilibrio en el intestino y el tracto digestivo,  un lugar perfecto para que las cándida se multipliquen. .

Tratamiento natural contra la Candidiasis Infantil.

Para combatir un crecimiento excesivo de la cándida, en realidad hay tres áreas principales a considerar:

1) Debilitar y reducir la colonia existente con medicamentos homeopáticos, que afortunadamente no tienen efectos secundarios y podemos administrarlos en niños desde el primer día de vida. Nos ayudaremos por supuesto de una alimentación apropiada eliminando alimentos que las alimentan y fomentando aquellos que estimulan la inmunidad natural. En niños mayores podremos complementar con complementos naturales con poder anti fúngico si fuera necesario. Algunos niños pueden necesitar estimular su capacidad para la detoxificación .

2) Trabajar sobre el terreno debilitado y el sistema inmunológico en aquellos niños con Candidiasis rebelde o de repetición. De nada sirve ocuparnos de los síntomas locales de la enfermedad si no erradicamos la predisposición a padecerla, y estimulamos las defensas del organismo.

3) Recuperar la salud intestinal. Y ya reconstrucción de una flora sana en intestino y  tracto  genitourinario que ha sido dañada por el hongo.

Sobre recomendaciones alimenticias, hábitos beneficiosos y suplementos naturales para niños

Las recomendaciones alimenticias para niños con candidiasis son similares a las de los adultos, con algunas excepciones.. La fruta, por aportar numerosos beneficios saludables, debe, a mi juicio, mantenerse, mientras que lo recomendable es reducir al máximo azucares y también alimentos con gluten. Encontrarás una lista detallada sobre alimentación anti- cándida en el apartado de adultos.

Existen compuestos naturales de venta en herbolarios, que resultan efectivos antifungicos, pero en el caso de niños pequeños, me inclino por un tratamiento únicamente homeopático para evitar agravaciones. Cuando estos productos destruyen el   hongo, se liberan subproductos tóxicos que pueden aumentar temporalmente los síntomas de tu hijo.  El tratamiento homeopático ha demostrado ser más sutil, reduciendo síntomas con menores agravaciones.

En niños mayores, pueden emplearse antifungicos naturales como el orégano o el ajo, con dosis bajas, y suavemente aumentar la dosis según lo vayan tolerando.

Os indico algunos ejemplos, pero os recomiendo que os apoyéis siempre en un profesional de la salud holística experimentado que personalice el caso y sea capaz de entender las necesidades del niño a lo largo del proceso de curación.

  • Aceite de orégano: Potente anti-virus, anti-hongos, anti-bacterianas, antiparasitario..
  • Ajo: anti-bacteriano, anti-microbiano, anti-hongos, anti-viral.
  • Probióticos: Es sumamente importante aumentar la ingesta de probióticos en una segunda fase de la  infección por levaduras. Asegúrese de elegir un suplemento de alta calidad que tiene un alto índice de adherencia. Más acerca de los probióticos aquí.
  • Podemos hacer baños con Sal de Epsom, vinagre y árbol de té, cuando existen molestias cutáneas. La sal de Epsom ayuda a desintoxicar el cuerpo y se absorbe por la piel, mientras que el aceite de árbol de té y vinagre eliminan las levaduras.  Ten precaución de utilizar estos dos últimos muy diluidos , pueden resultar irritantes si los usamos concentrados.
  • Asegúrate de que a tu hijo le de el sol al menos 15 minutos al día, incluida la zona afectada. ¿Sabías que el sol mata los hongos?  Además, la vitamina D es vital para aumentar la función inmune y favorece la cicatrización.
  • Omega-3: Para reducir la inflamación sistémica y apoyar la función inmune. Preferiblemente los que se obtienen del aceite de hígado de bacalao.
  • Aumenta la fibra para mejorar el tránsito intestinal si tu hijo es estrenido. Si no es suficiente, los tratamientos con homeopatía resultan muy efectivos. Recuerda que un intestino sano es primordial para evitar infecciones de cualquier tipo, y por supuesto candidiasis.

 

Medicamentos homeopáticos para candidiasis infantil

 

Existen muchos medicamentos posibles. La efectividad del tratamiento depende de la elección acertada del medicamento  y esto se hace en función de las características generales del niño, además de los síntomas particulares relacionados con su infección por cándidas.  Los homeópatas clásicos no tratamos la enfermedad sino a la persona que la padece, un tratamiento personalizado es el secreto de que esta terapia resulte tan efectiva. Elige un homeópata cualificado de tu confianza y deja que él seleccione el medicamento más adecuado.

A modo de informativo, indicaré los medicamentos que más utilizo en consulta en candidiasis infantil:  Antimonium Crudum, Arsenicum Album, Belladona, Borax, Kalium Bichromicum,  Kalium Muriaticum, Kalium sulfuricum, Mercurius solubilis, Mercurius corrosivus, Pulsatilla,  Sulfur, Sulfuricum Äcidum, etc..

“Tratamiento increíblemente efectivo, y eso que llevo más de 10 años con problemas de hongos vaginales. No sólo han desaparecido las infecciones,me siento mejor que nunca, las comidas no me caen mal, duermo mejor y me ha cambiado hasta el carácter. Sólo puedo darte las gracias de corazón”
Soraya S.
“Una profesional excelente. La homeopatía está logrando que pueda vencer un problema de candidiásis que la medicina convencional no ha logrado. Transmite mucha tranquilidad, he podido contactar con ella en cuanto he tenido un pequeño problema aconsejándome que hacer en todo momento.
Cien por cien recomendable”
Anónimo
“Una vez que empiezas el tratamiento te das cuenta de donde viene el problema, en mi caso un bloqueo emocional por una situación dolorosa con un ex. Ningún otro tramiento ha podido llegar tan profundo y por eso no encontraba alivio con nada. En sólo dos meses han desaparecido todos los síntomas, no puedo creérmelo todavía. ¡gracias!”
Alexandra C. Madrid