La Homeopatía

Es un método terapéutico que estimula la capacidad de reacción de los seres vivos frente a la enfermedad.

No posee contraindicaciones ni efectos secundarios por lo que es una terapia idónea para ser utilizada en  bebés, niños, mujeres embarazadas o ancianos.

A pesar de ser poco conocida en España, se emplea en todo el mundo desde hace varios siglos para tratar todo tipo de enfermedades: físicas, psíquicas, orgánicas, mentales, desequilibrantes. En países como Francia o Alemania podemos encontrarla dentro de los sistemas de Salud Pública.

La originalidad de esta terapia:

La originalidad de esta terapia reside en  desencadenar las fuerzas defensivas de todo el organismo, no limitándonos sólo a tratar la enfermedad en la zona en que se está manifestando.

Desde la práctica homeopática, consideramos los síntomas de cualquier enfermedad como respuestas normales del cuerpo humano en un intento por reestablecer el estado de salud ideal del propio organismo. Independientemente de la causa por la que este estado de salud  se ha perdido, la enfermedad forma parte de toda la persona  y no se limita al lugar donde se localicen los sintomas. 

Esto explicaria porque cada individuo tiene tendencia a sufrir los mismos transtornos repetidamente a pesar de recibir tratamientos locales efectivos.  Pongamos un ejemplo, Maria sufre cistitis  varias veces al año a pesar de que su medico soluciona cada una de ellas con un buen tratamiento antibiótico, ¿entonces porque vuelve a sufrirlas de nuevo?  Porque  hemos enfocado el tratamiento en la vejiga de Maria, ¡no en Maria entera!

En las enfermedades crónicas o de repetición los medicamentos homeopáticos aumentan las defensas y regulan el organismo del sujeto enfermo disminuyendo o, en muchos casos, eliminando su predisposición a enfermar.

En los tratamientos paliativos, la Homeopatía mejora sustancialmente la calidad de vida de los pacientes y es compatible con otras medicaciones.